Moda sustentable

Desde crear fibras a partir de leche hasta estampar con aire. La tecnología está tratando de curar al mundo y por eso innova en moda sustentable.

Se han inventado los tejidos térmicos, los ultraligeros, los que jamás se arrugan, los que no se mojan, los que brillan en la oscuridad… Ahora, el reto de la industria textil va hacia la moda sustentable. Conseguir hacer ropa con materiales que dañen mínimamente al planeta y nos permitan vestir algo hermoso, pero sin la culpa que conlleva que su manufactura o desecho contribuya a esa contaminación masiva.

De acuerdo con Business of Fashion, este movimiento cada vez suma más adeptos. «Las empresas de moda han comenzado a adoptar la importancia de la sostenibilidad, con 42 de las 100 marcas de moda en 2017 divulgando información de proveedores». A esta cifra se suman las empresas más pequeñas, pero que han hecho una gran labor en cuanto a utilizar materiales menos contaminantes, al reciclaje o a la reutilización de recursos.

Para saber un poco más de este tema, veamos 10 ejemplos puntuales de lo que se está haciendo en cuanto a moda sustentable.

1. Materiales ecológicos

Con la alarma que ha causado saber cómo contamina la industria de la moda, muchas marcas han comenzado a optar por tejidos más orgánicos y biodegradables en vez de esperar a que en un futuro, cuando sean desperdicio, alguien pueda reutilizar esas prendas. Algunos ya experimentan con la innovación en materiales, como fibras sostenibles.

Uno de los descubrimientos más asombrosos de los últimos años es el de Anke Domaske, una exestudiante de Microbiología. Ella creó un nuevo tipo de tejido muy similar a la seda, pero hecho a base de una proteína láctea. Con el tejido llamado Qmilch, ganó el premio a la innovación de la Asociación Alemana de Investigación Textil de Alemania.

Mientras Qmilch solo usa medio galón de agua para producir 1 kilo de tela, el algodón necesita más de 10,000 litros para producir la misma cantidad. Otro de los beneficios es que puede ayudar a regular la temperatura corporal y la circulación sanguínea. Domaske usa Qmilch en su propia línea de ropa, Mademoiselle Chi Chi, y tiene planes de expandirse.

Ippinka, moda sustentable
Vía Ippinka

2. «Nacer limpios»

Otro ejemplo de avances es la cadena C&A, que introdujo —a un precio de mercado masivo— una camiseta «certificada Cradle-to-cradle». Un concepto para definir un nuevo tipo de ecologismo, uno diseñado para no contaminar desde que es concebido. Es decir, que este tipo de prendas no espera a poder ser reutilizadas en un futuro, sino que desde un inicio están hechas con telas que contaminan mínimamente.

3. Reciclar poliéster

Y si bien se está innovando en tejidos que ya nacen ecofriendly, no se olvida la parte de reutilizar. Como lo has hecho con el poliéster reciclado, que cada vez es más socorrido por empresas de venta masiva. Un ejemplo de ello ha sido Ecoalf, que recicla botellas de PET para confeccionar una amplia colección de prendas como abrigos, chalecos, gabardinas, así como bolsas, carteras, neceseres.


4. Ideas sostenibles

Otro pilar que no se deja de lado son los modelos comerciales alternativos y nuevos conceptos centrados en la sostenibilidad. Un ejemplo reciente es Arket, la nueva marca de la cadena de tiendas H&M. Además de incorporar la sostenibilidad en los procesos de extremo a extremo, la firma sueca ha redefinido su concepto de marca: de fast fashion a ropa longeva. Su campaña pone énfasis en el diseño y la calidad perdurables.


5. Reducir el impacto

Y en la alta costura, en 2017, Kering anunció la siguiente fase de su estrategia de sostenibilidad en sus 16 marcas de lujo. El grupo se comprometió a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% en transporte y distribución, vuelos comerciales y emisiones relacionadas con el combustible y la energía para 2025.

Kering, moda sustentable
Vía @kering_official

6. Calzado inteligente

La marca deportiva Adidas lanzó recientemente sus tenis Futurecraft 4D. La suela de estos fue fabricada mediante un nuevo modelo de impresora 3D. Esta técnica permite que el calzado sea más ligero y también da la posibilidad de que el cliente elija los colores que quiere para sus tenis. El proceso de producción pasa de un mes a dos horas, por lo que se ahorra mucha energía con ello.

7. La suma de todos

Según publica la revista Marie Claire, marcas como DKNY, Bottega Veneta, Balenciaga, Gucci se han unido al movimiento que históricamente ha encabezado Stella McCartney (quien no utiliza pieles ni pelo de animales y seda extraída de gusanos que no mueren en el proceso). La diferencia es que esa moda sostenible conocida como «eco-feo», ahora tendrá un diseño igual de hermoso que las fibras tradicionales.

«Cuando empecé a trabajar, se me dijo que nunca tendría éxito, sobre todo en accesorios. Ha sido durísimo, pero es un desafío que me da fuerzas para avanzar y define la contemporaneidad de mi firma», dijo a la revista. «Los diseñadores debemos pensar en prendas que duren lo más posible, en vez de que acaben a la semana en un contenedor».

La diseñadora británica Mara Hoffman comparte estos ideales, así como Ralph Lauren o algunas de las grandes firmas de alta joyería.

8. Mochilas de cáñamo

Esta es una idea nacida en un viaje a Nepal. Un grupo de españoles se enamoró de las mochilas de cáñamo hechas a mano de las tibus de ese lugar. A su regreso a España decidieron comercializarlas bajo el nombre de Hemper. Elaboradas con materiales locales por mujeres nepalíes en riesgo de exclusión social, esta empresa ahora produce con impacto medioambiental mínimo. Además, colabora con la industria local y proporciona a sus empleadas trabajo digno y alojamiento, además de financiar la educación de sus hijos.

Hemper, moda sustentable
Vía Hemper

9. Nuevos mercados para nuevos consumidores

Según datos de BoF y la consultoría McKinsey, el 66% de los millennials globales están dispuestos a gastar más en marcas que sean sostenibles. Este dato es sumamente relevante para que la industria textil se meta de lleno en el tema, pues puede pisar terreno firme en su apuesta por la sustentabilidad, que no afectaría sus ventas.

Este pensamiento millennial es impulsado por figuras influyentes como Emma Watson, quien recientemente creó una cuenta de Instagram para publicar sus looks ecológicos. También podemos echar un ojo a Reformation, la empresa de moda que ofrece ropa de moda fabricada de forma sostenible respaldada por celebridades como Taylor Swift y Alexa Chung.

A la par, la Fundación Ellen MacArthur ha creado la Iniciativa de Fibras Circulares, que reúne a las partes interesadas de la industria para pasar del enfoque «tomar-hacer-disponer» a una economía circular para los textiles.

Bonjour Paris! Coat is from @stellamccartney, the world’s first luxury brand that is committed to producing products that do not use leather, skins, feathers or fur. Instead, Stella has spent years developing ways of using materials such as regenerated cashmere, recycled fabrics, organic cotton and forest-friendly fabrics. Jumper is from @filippa_k, a Swedish brand committed to four Rs: reducing, repairing, reusing and recycling. Tee by @boodywear, a brand that produces basics made with certified organic bamboo, produced using computerised 3D knitting, so no fabric is wasted. Its factories are zero-waste and have a closed loop system to stop any water being wasted. Bespoke beret by @maisonmichel made with organic cotton. Shoes are @goodguysdontwearleather. The brand doesn’t use any animal products in its collections. Fashion info verified by @ecoage #ecoloves

Una publicación compartida por The Press Tour (@the_press_tour) el

10. ¿Y qué hay del desperdicio?

Así como la contaminación se ha hecho al sumar más y más basura, las soluciones se hacen más grandes en la medida en que más participen. Es innegable que este tipo de medidas se han tomado de forma desesperada. La industria de la moda es la segunda más contaminante y ahora ya no se sabe cómo dar marcha atrás. Los mayores causantes de este desastre ecológico son las cadenas más populares de tiendas de ropa.

De ahí que sean estas mismas las que hayan tenido que comenzar a poner un freno. Zara, marca emblema del grupo Inditex, en sus tiendas en China ya comenzó a instalar contenedores de recolección. Mientras tanto, H&M invirtió en Re: Newcell y el programa Renew de Eileen Fishere, el cual repara o vuelve a poner ropa para su reutilización.

H&M moda sustentable
Vía iResiduo

El camino seguro

Las tiendas de ropa vintage se suman a esta tendencia, en la que reutilizar lo que aún es bello y funcional vale la pena. Esta es la filosofía de Troquer, que ofrece moda reutilizada y perdurable a un costo menor que en el mercado de tiendas de lujo.

Desde zapatos hasta joyería y una inmensa cantidad de ropa a la que hemos decidido dar nueva vida. ¡Tú puedes ser parte de esta cadena sustentable!

 

Total
5
Shares