Moda sustentable

En el Día Mundial del Medio Ambiente, exponemos esos casos de mujeres que han dado ejemplos de que la moda y la sustentabilidad no están peleadas… Y que tú puedes adoptar.

Hoy salimos en defensa de la moda. Es como un #NotAllMen, cuando se habla de que “todos los hombres son machos”. Pues sí, no TODA la industria de la moda (#NotAllFashion) tiene el fin perverso de ganar cada vez más dinero a expensas de inundar al mundo con desperdicio. Sumamos a este pensamiento el que cada vez vemos más ejemplos de famosas que han demostrado que la moda puede ser sustentable.

En Troquer amamos hablar de las buenas ideas aplicadas a la moda. Esas que pueden lograr que las prendas tengan un ciclo más duradero, las que reciclan materiales, las que usan textiles naturales, las que son amigables con el mundo y que no dejan de lado esa necesidad que tenemos de vestir.

“Si no puedes reusarlo, rehúsalo”

Cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Para 2018, la propuesta de la Organización de las Naciones Unidas es rechazar el plástico prescindible. “Si no puedes reusarlo, rehúsalo. Juntos podemos trazar el camino hacia un planeta más limpio y verde”, explica António Guterres, Secretario General de la ONU. Esto porque los materiales que se desprenden del petróleo han creado un sinfín de productos que tardan cientos de años en degradarse y que contaminan los mares.

Un dato dado por la Semarnat es que para 2050 habrá más popotes que peces en el mal.

Y entonces, ¿qué podemos hacer para sumarnos a este movimiento?

Para ver qué tipo de acciones sencillas podemos adoptar, revisemos estos casos famosos entre la moda y la sustentabilidad.

Emma Watson y los materiales reciclados

La actriz es famosa por ser activista de la ONU Mujeres. Por ser una feminista que hasta puede pausar su carrera en el cine para dedicarse a este movimiento. Sin embargo, ese pensamiento progresista incluye naturalmente una visión distinta hacia lo que viste y la responsabilidad que lleva el ser también un ícono de estilo.

Mediante la cuenta de Instagram The Press Tour, Emma Watson sube fotos de sus atuendos ecológicos. La idea principal era mostrar los de la gira de su película ‘Beauty and the Beast’, pero ahora se ha vuelto un ejemplo a seguir para ver cómo es posible encontrar vestidos de gala (de esos que se suelen usar solo una vez en la vida) hechos con botellas de plástico reciclado.

 

Ok, tal vez no todas tengamos el poder adquisitivo de Emma Watson para que la firma Louis Vuitton nos haga un vestido a la medida con materiales reciclados como el PET (extraído de botellas de plástico). No obstante, lo que sí podemos hacer los simples mortales es buscar qué marcas low cost están emprendiendo este tipo de tejidos y consumirlas.

Una ventaja de las telas hechas de PET es que usan mucho menos agua en su elaboración (para un kilo de tela hecha de PET se usan 4 litros de agua, mientras que para el algodón, 32). Una de ellas es Margrietina, hecha en México.

Gisele Bündchen y el look eco-friendy

En la pasada Met Gala, volvió el reto #GreenCarpet, donde se invita a diseñadores para que elaboren prendas que sean amigables con el medio ambiente. Esta idea fue concebida por Eco-age, una empresa fundada por Livia Firth, donde ofrece asesoramiento sobre sostenibilidad en los diferentes nichos de moda.

Uno de esos casos fue el vestido de la modelo brasileña Gisele Bündchen. Ella decidió asistir con vestido de Versace, cuya tela y componentes fueron 100% orgánicos. La prenda contó con un certificado que comprueba que sus materias primas son orgánicas. Es decir, que no se utilizaron productos químicos tóxicos en su elaboración.

Tú, en un reto propio, puedes comenzar a buscar prendas que sean hechas con materiales 100% naturales. Basta mirar siempre las etiquetas antes de comprar y optar por aquellas que no estén hechas con polímeros (seda, 100% algodón, lana, manta y hoy incluso puedes encontrar tejidos hechos con leche).

Cate Blanchett y la moda circular

En la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Cannes una de las figuras más importantes fue la actriz Cate Blanchett. Sus vestidos fueron un foco de atracción para la prensa, por la belleza de estos y por lo bien que ella los lucía. Entre tantos looks, Cate repitió un vestido que ya había utilizado en los Globos de Oro.

Que una famosa repita vestidos en galas tan importantes podría parecer insignificante, pero la realidad es que no. En este tipo de eventos, esos vestidos se usan una sola vez. De este lado de la nofama, esto parece ridículo porque son atuendos que cuestan cientos y hasta miles de dólares.

Sin embargo, lo que sucede en la alfombra roja no está tan lejos de la realidad. Basta pensarlo así: ¿Cuántas veces se usa un vestido de novia? ¿Y el de la graduación? ¿Y el que usamos cuando nos obligaron a ser damas de honor? ¿Volviste a usar ese vestido que llevaste a la boda de tu mejor amiga? Tal vez la respuesta a todas estas preguntas sea “una vez”. De ahí que el ejemplo de una figura pública sea importante, pues pone este tema en conversación y nos obliga a hacer conciencia.

¡Únete a la moda circular!

El esquema de la moda circular lleva a dar más vida a las prendas y accesorios. Comprar ropa de segunda mano, vender lo que ya no usamos, intercambiar, tomar prestado un vestido de una amiga en vez de comprar uno lleva a que todas las soluciones sean positivas (lucir distintas) y que se desperdicie menos.

Troquer es una empresa que sigue el esquema de moda circular. Aquí puedes vender esa ropa que está en perfectas condiciones y ya no usas. También comprar prendas de excelente calidad a precios reducidos.

 

 

 

Total
4
Shares