Paty Reynoso es personal shopper de una marca de lujo; sus años en la industria de la moda le han dado esa experiencia para compras inteligentes que ahora nos comparte.

Ella es una mujer que vive la moda desde adentro. Patricia Reynoso estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Iberoamericana, pero su instinto para las compras es tal que ahora asesora a clientas VIP para elegirles las prendas más adecuadas dentro las colecciones de la firma para la que trabaja.

A esta experiencia se suma que por diez años trabajó en su propia boutique “La esquina azul”, la cual fundó junto con una socia y amiga. El concepto de ese negocio era ir a Nueva York y comprar ropa difícil de encontrar en México y que atrapara la atención de la gente. Esto le dejó un muy buen ojo para conocer los gustos y las necesidades de cada clienta, de elegir bien cada pieza que traía.

Ahora, en su faceta como personal shopper para una marca de lujo, Paty Reynoso se encarga de conocer a la perfección lo que hay dentro de la boutique, de conocer las colecciones y esas prendas que, según su experiencia, son las más adecuadas para las clientas VIP. “Yo las oriento de qué les puede quedar mejor, armar outfits de acuerdo con lo que yo sé que ellas tienen en sus clósets; hacer compras más inteligentes, recomendarles piezas más emblemáticas o únicas de cada colección”, explica.

Para que nos comparta un poco de su sabiduría para comprar, le pedimos a Paty Reynoso que nos diera cinco tips de experta para un consumo inteligente.

1. Invertir en piezas básicas

Buscar aquellas que tengan un corte muy muy padre, que al final suelen no ser las más baratas —porque los cortes que quedan perfectos en el cuerpo tienen su trabajo detrás—, pero merecen la inversión porque la diferencia se nota. Hay tres prendas básicas que no pueden faltar: un buen blazer, un little black dress y una bolsa clásica. Recomiendo que sean de un estilo timeless para que estén vigentes toda la vida y que sean de buena calidad para que duren. Estas se pueden combinar con otras prendas o accesorios de colores y se ven distintas. Otro consejo es que el vestido o el blazer no sean de telas muy gruesas o muy delgadas, para que funcionen en cualquier clima del año.

Vestido Armani Exchange, 899 pesos.

2. “Menos es más”

Yo tengo un estilo muy clásico y por eso tengo este lema. Considero que alguien se ve mucho más elegante si elige muy bien qué ponerse y no se recarga. Si ya elegiste unos zapatos con mucha onda, lo demás debe ser mucho más plano. Si vas a usar unos aretes enormes y llenos de color, elige un vestido neutro. De este modo, al ver una foto tuya de hace diez años, no pensarás “¿qué me pasó?”.

Bufanda de cashmere de Burberry, 3,495 pesos.

3. “De la moda, lo que te acomoda”

Es un consejo típico, pero siempre se rompe. Un día de shopping, una amiga me dijo “no te compres lo que te gusta o creas que está muy bonito, sino lo que te queda bien”. Puede haber cosas preciosas, un vestido que te enamore, pero que no se te ve bien.

Para eso hay que estar enteradas de las tendencias actuales y manejar bien qué de lo que está de moda se ajusta a tu cuerpo, a tu tono de piel, a tu estilo. Quien no lo hace, suele verse —y sentirse— disfrazada. Es mejor estar bien empapada de lo que está pasando en la moda y pensar muy bien las compras, sobre todo la ropa de lujo que representa una inversión.

Zapatos Dolce & Gabbana, 4,500 pesos.

4. Piensa muy bien antes de comprar algo

Este se enlaza con lo que hablábamos antes. Siempre preguntarnos “¿cuántas veces me lo voy a poner?”. Después de años de comprar ropa para venderla, de conocer a mis clientas y de yo misma ser una compradora, fui entendiendo que no se vale tener cosas —caras o baratas— colgadas en el clóset y jamás vestirlas.

Primero por tener una conciencia natural, de que no es justo desperdiciar los recursos. La segunda es porque ocupan mucho espacio en el guardarropa y esto no permite ver lo que sí usas.

Antes de comprar algo, hay que pensar: si sí te lo vas a poner, cuántas veces te lo vas a poner, con qué lo vas a usar y si tienes algo con qué combinarlo. Siempre pensar dos veces antes de dejarnos llevar por el impulso de comprar.

Elie Saab, vestido de espalda abierta, 9,800 pesos

5. Informarse sobre el diseñador o firma

Si se habla de marcas de lujo, hay que leer sobre la historia de la casa de moda, sobre quién diseña las prendas. Al final son inversiones importantes las que se ponen ahí. Yo soy una apasionada de la moda, pero en verdad que cuando lees de las marcas entiendes el porqué de muchas cosas: por qué hacen esas bolsas, por qué hacen ese corte de sacos, cuándo los hicieron por primera vez, en qué momento de la historia lo crearon… Hay piezas de la moda que son obras de arte y estas expresan lo que sucede en cada época en el mundo. Cuando lo entiendes así, todo se vuelve más interesante.

Otros factores importantes que aparecen al informarnos es saber si una prenda está hecha a mano, en qué parte del mundo, de qué material… cuando ya conoces la historia de una marca y de la pieza que compraste, tu adquisición se vuelve algo más que ropa o un bolso, comprarlos y portarlos se vuelve una experiencia.

Un ejemplo son las bolsas Chanel, que cada una tiene una historia detrás, que representan un deseo o necesidad de las mujeres de su época, que significan algo y son como pedacitos se la vida de Coco Chanel. Esto hará que la experiencia de adquirir una prenda se vuelva más rica que solo pasar la tarjeta de crédito y ya.

Bolso Chanel, 19,000 pesos.

Aprovechamos a Paty para hacer otras preguntas que también cruzan por nuestra mente al momento de adquirir una pieza de lujo.

¿Qué marcas de lujo para ti tienen el mejor precio-calidad?

Son varias, pero diré solo tres. Chanel me parece que tiene un precio elevado, pero al ver la calidad de la piel, que las bolsas las hacen a mano y por eso se conservan por muchos años (50, incluso), pudiéndolas heredar o revender, la calidad-precio es buena tanto en bolsas como en ropa.

Chloe es otra. Casi todo lo de esta marca está hecho en Francia. Las bolsas tienen buenos diseños a precios más asequibles y son clásicas, por lo que nunca se va a ver mal quien las lleve. Tiene cosas muy bien hechas en colores básicos y a mí me encanta.

Bolso Chloe, 5,050 pesos.

Una última que me gusta mucho es Saint Laurent. Tiene piezas como blazers y chamarras de piel que son básicas y con un corte increíble.

Aunque las tres han tenido varios diseñadores en su historia, conservan un espíritu muy genuino. Reinventan lo que una vez se hizo, pero de manera muy adecuada. Es decir, adoptan las modas, pero siempre con la esencia de la casa detrás.

Al comprar algo, ¿cómo saber si es un capricho o una necesidad?

Alguien dijo una vez que el lujo empieza cuando todas las necesidades están cubiertas. O sea, si lo ves de esa manera, la necesidad básica es taparse, cubrir el cuerpo del sol, del frío, ponerte algo en los pies para poder caminar… lo que no entre en eso es un lujo y por eso es importante pesar bien cada cosa que compramos.

Conoce más del estilo de Patricia Reynoso y encuentra en Troquer las piezas de su clóset.

 

Total
16
Shares