La moda es un participante infaltable en el futuro de tecnologías digitales. David Bowie dijo algún día, “el mañana les pertenece a los que lo escuchan llegar”, así que conoce algunas maneras en que la moda se disfrutará en los siguientes años.

Adaptarse o morir. Esto tiene mucho sentido para los que nacimos sin internet y vimos cómo todo se transformó al poder estar online. Tuvimos miedo de dar nuestros datos bancarios para las primeras compras en línea, pero ahora (y si eres millenial), sabes que ésto es de lo más ordinario. 

  1. La moda es móvil

Los actuales estilos de vida están llenos de actividades e información que absorber y compartir. Será difícil tomarse el tiempo para ir a la tienda física y hacer las compras como se hacía antes. Solomon Thimothy, fundador de Clickx, escribe para Forbes el pronóstico de que el e-commerce en dispositivos móviles llegue a los $218 mmd en el 2019. Los móviles dominarán las transacciones sobre el comercio tradicional online.

El futuro está en tus manos, literalmente.
El futuro está en tus manos, literalmente.

2. Personalización de productos

Tal vez un ejemplo básico de personalización lo hemos vivido con la experiencia Starbucks. Te preguntan tu nombre y customizas tu bebida como la deseas. Bien, pues lo mismo pasará en la moda. En un esfuerzo por llegar de manera más personal a los compradores, compañías como Sephora permiten que pruebes sus productos antes de que los tengas físicamente. En su plataforma de Virtual Artist, podrás probar el efecto de los colores sobre tu imagen. Así que puedes armar un look completo y comprarlo en un click.

Aplicación del artista virtual de Sephora. Ya no está prohibido tocar.
Aplicación del artista virtual de Sephora. Ya no está prohibido tocar.

3. El sentido de comunidad

Las redes sociales nos permiten compartir y seguir novedades de cualquier negocio o persona. Las interacciones con el contenido, como dar like, compartir y comentar, también son parte del futuro. Este punto va de la mano con el anterior. Al probar un producto antes de comprarlo, podrás compartir tu nuevo look con los demás, recibiendo comentarios y la motivación para que decidas comprar. Otro ejemplo de la importancia de esta dinámica lo vimos con C&A en el 2012. Para el lanzamiento de una colección, se publicaron las imágenes en Facebook y se contabilizaron los likes de cada prenda para que los ganchos en tienda reflejaran las piezas más populares.

Fashion Like de C&A en el 2012.
Fashion Like de C&A en el 2012.

4. Ambientes de realidad virtual

Gran parte del comercio sucederá en línea y abandonará la tienda física. Si eres de los que goza visitar los locales de moda, no te preocupes. Serán un espacio para germinar experiencias más sofisticadas entre la marca y el cliente. Si eres de los que quisiera visitar la tienda pero simplemente no tienes tiempo, tampoco temas. La tecnología hará posible que te adentres en la tienda aunque sea de forma virtual. Alibaba, el gigante chino de comercio en línea, invitó a sus consumidores a visitar Macy’s usando realidad virtual en el Singles Day. En el recorrido virtual se pudo ver qué productos de Macy’s estaban a la venta en Alibaba y con tan solo un movimiento de cabeza se realizaba la transacción. Checa el siguiente video para un vistazo a la experiencia. 

5. Blockchains

Este es probablemente el salto tecnológico más interesante de la lista. Explicar de qué se trata es propio de un artículo completo, pero en resumen, los blockchains será la forma en que se registre la información en el futuro. Son documentos compartidos de dominio público que registran cada actualización y la refleja para todos los usuarios. Ya sea que logren ser tan seguros como presumen o no, esta tecnología ya impactó al sector moda. Con la ayuda de aplicaciones que usan este sistema se puede trazar el origen de una pieza de vestir desde la transformación de la materia prima, hasta la fabricación del producto. Marcas como Babyghost (China) o Martine Jarlgaard (Inglaterra) emplean este sistema de información para contar la historia de sus piezas. Cada prenda tiene un token registrado en un blockchain y para saber cuál ha sido la historia de tu prenda basta con leer el código QR. De esta manera se puede tener transparencia y trazabilidad en la originalidad de cada pieza sin mayor esfuerzo. Esto es un ejemplo de cómo la producción en masa se convierte en personalización en masa.

La marca china Babyghost aplica tecnología con blockchains a sus prendas
La marca china Babyghost aplica tecnología con blockchains a sus prendas

 

Escrito por:
Estefanía Mendiburu
Entusiasta de moda y de la leche de soya.
Total
5
Shares