Foto Anna: Mario Testino. Foto Grace: Craig McDean.

Septiembre es época de frescos comienzos y renovación total. El September issue de las revistas de moda marca el inicio de una nueva etapa, el final del verano, la llegada de la temporada más fuerte y es, por mucho, su edición más significativa. O por lo menos ¿solía serlo?

Sabemos la importancia del September issue en la moda y el mundo editorial. Gracias al documental del 2009 The September Issue, tuvimos una probadita del meticuloso proceso que requiere y la dedicación de los editores. La revista americana Vogue, que por años ha sido la revista emblema de las publicaciones de moda al mando de Anna Wintour, es la verdadera protagonista de este documental. La labor de Wintour y Grace Coddington por más de tres décadas se ha visto reflejada en cada edición y con este corto vivimos su día a día. Nos sumergimos por 90 minutos al mundo de los fotógrafos, atuendos, diseñadores, modelos, producciones y stylists que conlleva la creación de la edición más importante. Aunque hubo rumores a principios de año que Anna dejaría Vogue en verano, no tardaron en ser desmentidos. Sin embargo, en la era digital, hay quienes afirman que la revista ha perdido su glamour, importancia y exclusividad. Let’s agree to disagree.

Adaptarse a una época

Este año, Sam Shahid el fundador de la agencia de marketing y publicidad Shahid & Company, declaró que el September issue había perdido poder. «Antes significaba algo, te trasladaba a lugares, ahora han perdido eso. Todos están haciendo lo mismo, complacer al anunciante».

Y hay algo de verdad en sus palabras. Según estudios, el declive de la industria editorial ha tenido número rojos todos los años desde hace una década. El año pasado sufrió una baja del 16% en publicidad, y podemos afirmar que este porcentaje continuará aumentando si algo no cambia. La industria editorial no se puede entender de la misma manera que hace diez años, la solución a este problema es adaptarse a tiempos distintos y tratar de sacar el máximo provecho, sin desaparecer. Los likes en redes sociales no se traducen en ventas de revistas ni publicidad, pero el contenido puede lograrlo. La clave es que se complementen.

La Alta Costura de lo editorial

El modelo de negocio necesita cambiar para evitar el declive de la industria. Es verdad que las revistas ya no tienen el mismo poder de antes pero el potencial sigue ahí. Lo que una revista print te da es exclusividad. Es cierto que la era digital, redes sociales, Influencers y blogs están arrasando, pero la exclusividad de una edición impresa difícilmente se alcanza por este medio. La portada de una revista continúa siendo relevante para cualquier celebridad, las editoriales de moda tienen una vibra completamente distinta cuando se presentan publicadas en papel glossy y el trabajo de los expertos es más palpable en una edición impresa.

Nos gusta pensar en las ediciones print como la alta costura del mundo editorial. Si te detienes a pensar un momento, su parecido es innegable. En la moda la Alta Costura es lo más lujoso, claramente no es lo que más vende ni es de lo que sobrevive pero es un lujo que todos anhelan y que no va a desaparecer. Los talleres en París, el diseño a la medida y las colecciones anuales son parte clave de la esencia celestial de la moda. Un lujo caro, artesanal e inalcanzable que mantiene ese halo de exclusividad alrededor del concepto.

Las revistas impresas, al igual que la alta costura, no van a desaparecer. El reto que se presenta ante los líderes de esta industria es lograr que el contenido se vuelva un pilar explotable en ambas plataformas y que resulte atractivo para un público que recibe información constantemente.

El factor staff

Asimismo, no hay que menospreciar el trabajo de los editores, reporteros, fotógrafos y demás personal que está involucrado en la creación de un ejemplar como el Semptember issue. Las revistas son la escuela de los expertos en moda, ya sea de trabajar en ellas o leerlas. El buen gusto, producción y know how que una revista te da, no lo encuentras en ningún otro lado. De ahí que se compare con un proceso artesanal.

¿Tu qué opinas? Aunque el cambio es inevitable, lo que es un hecho es que las revistas print están para quedarse. Al igual que el lujo y las prendas más deseadas, vivirán en un mundo mucho más exclusivo. Entra a Troquer y empápate de este halo de suntuosidad.

Total
6
Shares