Se le conoce como el flamante director creativo de la firma italiana Gucci, pero Alessandro Michele es mucho más que eso, es un revolucionario de la moda.

Es uno de los diseñadores favoritos de los millennials. Él no llega a ser estrictamente un millennial, porque nació en Roma en 1972, pero a quién diablos le importa la edad cuando se habla de genios. Y sobre todo de esos genios que han comprendido el mercado actual y renovado una firma como Gucci, una marca favorita en las redes de todo fashionista. Alessandro Michele es ese diseñador que la moda presente necesitaba.

Basta husmear un poquito en su Instagram para saber que es un apasionado del arte barroco, renacentista, del cásico, del religioso, del pagano, del de la calle, del que ocurre en la naturaleza y sus paisajes, y de cómo todo lo que ve influye en su trabajo creativo.

Actualmente, Alessandro Michele es el director creativo de las colecciones masculina y femenina de la firma italiana Gucci. Tomó esa batuta en 2015, cuando su antecesora, Frida Giannini dejó el cargo. Anunció su entrada triunfal al salir a saludar al final del desfile masculino de otoño-invierno, lo cual indicaba que él era la nueva cabeza de la firma de lujo.

A post shared by Alessandro Michele (@lallo25) on

Un inicio inesperado

Alessandro Michele se formó en la Accademia di Costume e di Moda Romana. Su idea a futuro era convertirse en diseñador de vestuario, pero la vida no siempre es como la pensamos… a veces resulta mucho mejor. Comenzó su carrera en el mundo de la moda diseñando los accesorios para Fendi.

Cierto día, el famoso diseñador Tom Ford, entonces responsable de Gucci, se fijó en su trabajo y en 2002 le pidió que trabajara con él. Casi diez años después, fue nombrado adjunto a la dirección de Frida Giannini. Ya con ella, Michele se hizo cargo de los artículos de cuero, zapatos, joyas y colecciones de origen.

Para 2014 lo nombraron director creativo de la empresa florentina de porcelanas Richard Ginori, perteneciente al grupo Kering –también propietario de Gucci— y de ahí, pasó a sustituir a Giannini para darle una nueva vida a la marca.

Sus primeras colecciones fueron las de otoño-invierno 2015/16. Al poco tiempo recibió el premio al Mejor Diseñador Internacional en los British Fashion Awards, entonces expresó: «Estoy muy contento porque cada día que voy a trabajar me parece un día nuevo. Y no me importa lo que pueda pasar mañana. Es increíblemente bonito trabajar en Gucci porque puedo transmitir mi pasión».

Precio: $5,900

A su manera: sus reglas, éxito colectivo

Llegar a ocupar un puesto directivo, sueño de cualquier diseñador novato, fue entonces algo palpable para Michele. La diferencia es que él no es solo un director creativo ni se ha limitado a esa función. Él llegó a provocar una revolución dentro de la marca.

De las primeras cosas que cambió es que las colecciones para hombres y mujeres se presentaran en la misma pasarela, tal como ya hacen marcas como Burberry o Public School. La idea es llevar ese mensaje incluyente en la moda, una lucha por la diversidad que él abandera.

Otra regla más impuesta por Michele (pero junto a Marco Bizzarri, director ejecutivo de Gucci) es que una vez “caducada” la colección de temporada, los productos no se rebajarán de precio. Esto seguro no fue del agrado de muchos consumidores, pero lo hizo motivado por dos razones:

  • La primera es que la decisión refuerza el valor de su marca y señala el camino a seguir para una industria del lujo, de que los compradores no se sientan estafados por adquirir algo que después se devaluará.
  • La segunda fue aumentar los ingresos de la marca. Y lo ha logrado. Según datos de Kering, el conglomerado de empresas de lujo al que pertenece Gucci, durante la primera mitad de 2017 las ventas crecieron un 43.3%. Sus beneficios operativos alcanzaron los 907 millones de euros, casi 70% más que en el mismo periodo del año anterior.

Esa fórmula literalmente millonaria se suma a la creatividad de Michele, al lanzamiento de novedades en prendas y complementos que han fascinado al mercado y se venden como nunca.

A post shared by Alessandro Michele (@lallo25) on

El rey millennial

Un diseñador de moda de lujo puede ver su éxito cuando marcas fast fashion copian sus diseños. No obstante, no es una práctica grata ni fácil de encarar, pero Alessandro Michele lo ha hecho. Hace unos meses, demandó a Forever 21 por “inspirarse demasiado” en sus diseños, y casi copiar una de sus chamarras, incluso con las típicas tres líneas que por años han distinguido a la marca italiana.

Su empatía con el nuevo mercado, con los llamados millennials o generación Y, ha sido total. Ha sabido empatizar con ellos al grado de que abarroten las redes sociales,—Instagram, sobre todo— con sus diseños repletos de color. Incluso, su desfile de febrero 2017 llevó el nombre “What are we going to do with all this future? (¿Qué vamos a hacer con todo este futuro?)”, en referencia a este mercado.

Al llegar a la dirección creativa de Gucci, dos de sus primeras decisiones fueron rediseñar el sitio web de la marca y poner mayor énfasis en las redes sociales. A la par, en febrero de 2017, Gucci se convirtió en la primera marca de moda en ingresar en Parks. Liberi e uguali (libres e iguales), una organización italiana sin ánimo de lucro que promueve la inclusión y defensa de la comunidad LGTBI.

A post shared by Alessandro Michele (@lallo25) on

De hecho, su primera colección para la firma fue una propuesta rompedora, basada en una estética andrógina y con ecos de los años 70. Entonces él mismo confesó: «Destruí todo lo anterior. Creo que nos hace falta soñar. Así que quería mostrar la idea de algo romántico, onírico, como de película».

Magia pura

Para el desfile Crucero 2017 (realizado en junio de 2016), Alessandro Michele consiguió hacerlo en la abadía de Westminster, el mayor templo anglicano de Inglaterra, popular porque ahí fue donde se casaron el príncipe Guillermo y Kate Middleton. Además ser el lugar por excelencia para las coronaciones y los grandes funerales de la monarquía británica. Tal vez sobre decir que su colección fue un éxito mediático.

Cuando hablamos antes de piezas innovadoras, nos referimos a ciertos productos que, a pocos años de salir al mercado, están haciendo hitos.

Uno de los más famosos son unas pantuflas peludas que parecían una locura. Poco tiempo después de ponerlas a la venta, se convirtieron en todo un suceso.

El último que ha hecho es este renovado bolso Gucci que presentó en la Semana de la Moda de Milán. Un nuevo objeto de deseo que —como otros que ha hecho— se encuentra entre la última tendencia y el encanto vintage.

El bolso elaborado con un material tipo silicón, que recuerda a una jelly bag, ahora es de las fotos con más likes y comentarios de toda la cuenta de Instagram de Gucci. Y ya lo dictan las normas de la moda de hoy, si triunfa en Instagram, triunfará en los aparadores.

Ve todas las piezas Gucci que tenemos en Troquer y haz tuya parte de la historia de esta marca.

 

Total
49
Shares