La edición 23 de MBFWMx OI18 estuvo cargada de creatividad. La moda mexicana mostró que está en buenas manos y que hay cada vez marcas más sólidas. ¿Qué fue lo mejor de esta semana de la moda?

La identidad como mexicanos es algo que llevamos dentro de nosotros y que nos brota a la menor provocación. Sin embargo, acontecimientos que van desde el terremoto del 19 de septiembre de 2017 hasta el orgullo nacional que se alza ante el desprecio de Donald Trump han hecho que todo lo que somos se sienta con más fuerza que antes. Y eso justamente se vivió en Mercedes-Benz Fashion Week México.

Las colecciones otoño-invierno 2018-19 de la moda mexicana desfilaron por distintas locaciones históricas y turísticas de la Ciudad de México. Es una idea que ya se venía haciendo desde la edición pasada, pero ahora se consolidó. Pudimos disfrutar de pasarelas al aire libre y en lugares recuperados de viejos inmuebles que ahora cobraron una nueva vida.

Por si te lo perdiste o por si quieres volver a vivirlo, recuperamos los mejores momentos del MBFWMx OI18.

Alfredo Martínez

La inauguración de la semana de la moda ocurrió en un domingo soleado y frente a uno de los monumentos más hermosos de la capital. El Ángel de la Independencia fue la sede del desfile del diseñador tapatío, quien mostró siluetas ultrafemeninas.

Foto. Alejandro Atocha

 

Reinterpretó el terciopelo combinándolo con texturas brillantes para los vestidos de noche. Vimos también trajes de dos piezas con pantalón y vestidos más ligeros. Todo en tonalidades cálidas y terrosas.

Foto. Alejandro Atocha

 

Un detalle que llamó la atención fue un performance donde modelos mujeres y hombres vistieron unas camisetas con la palabra “igualdad”. Esto para apelar a la equidad de género, un reclamos a oportunidades y pagos igualitarios para mujeres, hombres y comunidad LGBT+.

Foto. Alejandro Atocha

Sandra Weil

Como ya nos tiene acostumbrados, la diseñadora dejó ver que su creatividad para los cortes no se agota. Vimos vestidos asimétricos, faldas tipo globo y mucho juego de texturas y estampados.

Foto. MBFWMx

En su línea otoño-invierno presentó ropa tanto para vestir a diario como para ocasiones especiales. Pero ese toque que combina la comodidad con el glamour se vio en cada una de las piezas.

Foto. MBFWMx
Foto. MBFWMx

Kris Goyri

La casona de Seminario 12, ubicada en el Centro Histórico, recibió toda la sofisticación de este talentoso diseñador. De él pudimos ver looks súper femeninos y alargados, para las mujeres que aman no pasar desapercibidas.

Foto. MBFWMx

Presentó pantalones holgados, capas, transparencias y maxivestidos, aunque también vimos piezas que dejan ver el abdomen y las piernas. Primaron los tonos amarillo, anaranjado, negro y oro. Saber combinar en una misma pasarela telas ligeras con aquellas que tienen tejidos más pesados se ha convertido en uno de sus puntos fuertes.

Foto. MBFWMx
Foto. MBFWMx

Malafacha

Su sede fue el Comité Olímpico Mexicano, un inmueble que pocas veces se relaciona con la moda, pero ahora fue una casa estupenda. La inspiración para esta línea otoño-invierno fue “el mito de Tzukán”, la serpiente protectora de los cenotes mayas.

Pudimos ver una pasarela con looks masculinos, femeninos y andróginos. Los motivos mayas estuvieron presentes tanto en los estampados como en los colores. Primó el negro, pero hubo destellos rojos, azules y dorados que dieron aún más vida a las prendas.

Julia y Renata

En aras de salir un poco de lo convencional, la fuente de Cibeles, ubicada en una glorieta de la colonia Roma fue el escenario de dos pasarelas. La primera de ellas fue de este dúo mexicano.

De ellas pudimos ver una colección muy millennial, en tonos pastel y terrosos y con atuendos súper cómodos. Aún así, el toque invernal estaba presente en los cortes con manga larga, en las túnicas y en las batas tipo kimono. ¿Qué mayor prueba de comodidad que cada look podía completarse con unos tenis?

Pineda Covalín

Es una de la marcas mexicanas más famosas y no se entiende una edición de Fashion Week México sin ellos. La elegancia de las ropas no falló con sus tradicionales estampados inspirados en motivos de la naturaleza. Pudimos ver plantas desérticas y hongos, escarabajos, catarinas, libélulas y otros insectos multicolores. De esta marca no solo  hubo ropa sino accesorios y productos de marroquinería.

Cristina Pineda y Ricardo Covalín esta vez quisieron reconocer el trabajo de toda la gente que está detrás de la marca: costureras, vendedores, administrativos, choferes, todos desfilaron hombro con hombro con ellos al final de la pasarela.

Lorena Saravia

Su sello es confeccionar ropa elegante para la mujer contemporánea. Esta vez, la diseñadora quiso resaltar más que nunca el ADN de su marca. Vimos muchos vestidos y faldas arriba de la rodilla, escotes y botas vaqueras.


Ella usó una paleta de colores fríos como el azul, turquesa y morado. El negro, un básico de ella, no faltó en los diseños. Vimos mucho satén y piel, materiales que Lorena propone para la temporada de frío.


En Troquer tenemos piezas hechas por diseñadores mexicanos. Entra en nuestro sitio y descubre toda esa oferta hecha aquí, ¡a mucho orgullo!