limpieza de clóset

Si estás planeado un viaje o simplemente deseas comprar ropa, aprovecha estos días libres para hacer limpieza de clóset. Tenemos unos consejos prácticos.

Se acaba el año, es el momento del guardar los regalos de Navidad y las compras de fin de año. Llegan las rebajas y entonces surgen algunas dudas existenciales al abrir tu clóset para colocar la ropa.

Entonces te invade el sentimiento de vivir en un huevito: ¿dónde voy a guardar todo esto? ¡Ya no cabe la ropa! También el de culpabilidad: ¿cuánta de la ropa que está en este espacio ocupé en el año? Luego te duele el bolsillo: ¿por qué gasté tanto en algo que me puse una vez? Y entonces puedes llegar a derramar una que otra lágrima: ¿y aún así siento que no tengo nada que ponerme?😭

Paso 1. Marca la fecha en el calendario y ¡acción!

Destina un día a la limpieza de tu clóset. No pongas comidas, cenas, salidas al cine, nada que se interponga entre tú y tu objetivo. Así será más fácil empezar y terminar.

Paso 2. Prepara el terreno

Arma una buena playlist que te anime a no desertar cuando el polvo reseque tus manos y la nostalgia te haga querer devolver todo a sus ganchos y colgarlos. Prepara una botella con agua fresca porque la vas a necesitar. Ten a la mano bolsas grandes y resistentes o cajas donde guardes la ropa que sacarás. Asegúrate de tener un espejo de cuerpo completo cerca para pensar tus decisiones con la ropa puesta. Consigue ganchos nuevos y empieza.

Paso 3. El inicio del caos

Ahora sí, vacía todo, pero todo el clóset, aprovecha para que el mismo mueble o espacio quede súper limpio, de rincón a rincón. Aquí hay que tener resistencia a la frustración. Tu habitación se volverá un caos, habrá ropa que no quieras soltar, pero necesitas tener la mente fría y el objetivo bien puesto: un clóset limpio y efectivo donde uses todo lo que hay en él.

Paso 4. La selección

Toma un poco de agua y sigue con tu objetivo. Esta es la parte más difícil. ¿No lo has usado en un año? Afuera. ¿Está nuevo, pero no te lo pones porque pica/no te gusta cómo se ve/ya no te queda/se ve fuera de moda/ya no va con tu estilo? Afuera. Hay una forma muy fácil de clasificar la ropa.

La que amas. Es esa que usas a diario y que no deseas dejar ir. Es la que repites una y otra vez, solo mira tu Instagram y compruébalo.

La que tal vez puedas usar. Esa que te encanta, pero quedó olvidada entre miles de ganchos. Con una desempolvada, volverás a usarla.

La que puedes regalar o donar. Si tienes roommate o amigas a las que crees que les pueda gustar, solo pregúntales o mándales fotos de tus cosas por mensaje. Si prefieres donarla a una asociación, entonces solo lavarla y llevarla, mucha gente necesita esa ropa. Así, habrás hecho feliz a alguien y reutilizado lo que ya no ibas a usar.

La que puedes vender. Esa ropa que te costó un buen dinero y está nueva o casi nueva, pero por alguna razón ahí sigue riéndose de ti, sácala y véndela (en Troquer tienes las puertas abiertas). Así recuperarás parte de esa inversión.

La que debe ir directo a la basura. Aquí es donde pones frente a ti esa ropa que tiene hoyos (y no de los cool), que no pasaría ni por vintage y que no sirve ni para hacer trapos, no la regales ni la vendas, obséquiala a tu bote de basura.

Paso 5. El principio del fin

Si ya has clasificado tu ropa, entonces es hora de sacar los tres últimos grupos y dejar solo los dos primeros. Observa que esas prendas que dejaste combinen, luzcan bien y sí te vayas a poner junto con tu ropa nueva. Hazte una sola pregunta para depurar: “Si ves esta prenda en una tienda ahora, ¿la comprarías?”. Si la respuesta es “no”, es momento de dejarla ir.

Aquí hay otra forma de depurar sabiamente.

Paso 6. Es hora de redecorar

Toma tus ganchos nuevos que harán lucir muy bien tu ropa y piensa en un nuevo look para tu closet. Puedes ordenarlo por temporada (calor y frío), por colores o categorías: vestidos, blusas, pantalones, faldas, abrigos, chamarras, suéteres, bolsas, cinturones, zapatos.

También puedes usar otros trucos, como ganchos de colores para cada categoría y organizadores de zapatos en caja o de esos que cuelgan de la pared y ahorran espacio.

Mantén fuera de los ganchos esas prendas pesadas (suéteres o vestidos) que se maltraten por estar colgados. Consigue canastas o cajas lindas para guardar cosas en un mejor orden. Si te hacen falta ideas de decoración, Instagram y Pinterest son grandes aliados.

Paso 7. Admira tu obra

Ahora que ya tienes solo lo que en verdad vas a usar y que tu clóset luce como de foto de revista, puedes abrir una bebida espumosa y brindar contigo misma.

Para no volver a este caos, hazte una promesa a ti misma cada que piensen en comprar algo: ¿Qué prenda de mi guardarropa va a sustituir esta nueva? Y entonces, al llegar a tu clóset impecable, colgarás esa nueva adquisición y dejarás ir la otra que ocupaba ese espacio.

Si tienes ropa, bolsos y accesorios de lujo que estén en muy buen estado y quieras vender para recuperar tu inversión. Troquer es el mejor lugar.

 

 

Total
21
Shares