Después de leer la historia de Elie Saab, el diseñador libanés que triunfó a pesar de haber enfrentado grandísimos retos, apreciarás aún más cada uno de sus bordados.

Todavía recordamos ese hermoso vestido que Halle Berry vistió cuando recibió el Oscar a Mejor Actriz en la premiación de 2002. La imponente prenda compuesta de tul transparente bordado con flores y una falda rojo bureos de tafetán de seda impactó a los asistentes y a los miles de espectadores que sintonizaban la entrega de los premios. Aun más impactante fue la respuesta de la actriz ante la pregunta de quién había confeccionado el vestido: Elie Saab, un diseñador libanés, hasta entonces, desconocido en el mundo de la moda occidental.

Halle Berry en la entrega del Oscar 2002

Hasta la fecha el vestido que lució Halle Berry sigue impactando a los expertos en moda. La pieza es parte de decenas de listados de los mejores atuendos en la historia del Oscar. Elie Saab, con sus diseños fastuosos que exaltan el cuerpo femenino, opuestos a tendencias minimalistas y andróginas, entró con bombo y platillo al glamuroso mundo de las alfombras rojas con la intención de nunca salir de ahí, pero el camino para llegar a ese lugar de la alta costura no fue fácil.

Nacido en el Líbano en 1964, Elie Saab manifestó desde muy chico un gusto incontrolable por la moda. Como salido de una escena de Lo que el viento se llevó, a los ocho años ya cosía con lo que tenía a la mano —cortinas, el encaje que encontraba en la ropa de su mamá— su hermana era su modelo y hacía patrones en papel periódico.”Desde muy chico pasaba el tiempo viendo a la gente, como se vestían o caminaban. No los veía cómo eran, sino cómo podrían ser si se vistieran de otra forma”, declaró en una entrevista para la revista Luxury London.

Elie Saab, $6000

Pero el encuentro con su vocación fue lo único fácil en su historia: apenas tenía once años cuando la guerra civil estalló en el Líbano. El departamento que habitaba con su familia en Damour, un suburbio costero de Beirut, fue bombardeado. Su hermana y su madre resultaron heridas.

“Para mí, la moda es sinónimo de esperanza y de vida. Es un lugar mágico al que conseguí escapar. Una forma de decir no a la violencia, de cultivar el amor en los días difíciles, de decirles que no ganarán”, dijo en entrevista para El País.

Vestido Elie Saab $18,200
Vestido Elie Saab
$18,200

Ni las bombas ni la ausencia de una industria de la moda en su país lo alejaron de su objetivo. Después de una breve estancia de un año en París para estudiar diseño de modas, regresó al Líbano a fundar su marca y a dedicarse de lleno a lo que quería hacer: vestidos de novia y de noche. Era 1981 y no pasaba de los 18 años.

“Era sólo un adolescente cuando empecé mi carrera, pero ya sabía hacia dónde iba. Trabajar en moda era, más que cualquier otra cosa, mi destino”, confesó en la entrevista con Luxury London.

Vestido verde bordado Elie Saab $25,200
Vestido verde bordado Elie Saab
$25,200

Sus familiares y las amigas de sus familiares fueron sus primeras clientes. La voz empezó a correrse y para la década de los 90, las princesas del Golfo Pérsico ya eran sus clientes. En 1999, Rania de Jordania usó uno de sus vestidos durante la coronación de su esposo Abdalá. El vestido cargado de pedrería, fusionaba la esencia de oriente con la estética de occidente, su estilo característico. Estaba a un paso de la fama internacional.

Tres años después, ese paso llegaría con Halle Berry en la entrega de los Oscar, y su nombre se convertiría de manera definitiva en sinónimo de lo más clásico de la alta costura. El icónico vestido catapultó la fama de Saab de tal forma que pronto sus boutiques podían encontrarse en Los Ángeles, Hong Kong e incluso en el corazón de París en el 2007. Para el 2011, Saab, quien se considera un hombre de negocios además de diseñador, lanzó su fragancia homónima.

Encuentra todo lo que tenemos en el Especial Elie Saab de Troquer y disfruta del talento de uno de los más grandes diseñadores del mundo.

Total
14
Shares