Firmas como Gucci, Armani, Calvin Klein, Ralph Lauren o Tommy Hilfiger dejaron de usar piel y/o pelo de animal en sus colecciones y siguen la filosofía de Stella McCartney. ¿Cómo podrá la industria de las pieles sobrevivir en la moda?

En septiembre de 2015, la firma Fendi causó revuelo dentro y fuera de la pasarela de Fashion Week París con su haute fourrure (alta peletería). Para celebrar los 90 años de la marca, Karl Lagerfeld preparó un desfile otoño-invierno 2015/16 con 36 prendas que resultó ser una oda a la piel y al pelo animal. Algunos aplaudieron sus creaciones con admiración, a la par, provocó una oleada de protestas de activistas y defensores de los derechos de los animales durante el show.

La industria de las pieles en la moda mueve millones de dólares en el mundo. Tan solo en el último año, generó 40 mil millones de dólares, con 117,000 empresas especializadas, según datos de la International Fur Trade Federation (IFTF). Sin embargo, el otro lado de la moneda muestra que este mercado mata cerca 50 millones de animales al año.

Una publicación compartida de Fendi (@fendi) el

Y aunque ya son varias marcas que se han sumado a prohibir el uso de pieles y pelo animal en sus colecciones, otras siguen sin poder lograrlo. Esto se debe a que muchos de sus artículos estrella están hechos con este material. ¿Se podría imaginar un bolso Hermès Birkin sin piel de cabra o cocodrilo? ¿Un bolso 2.55 de Chanel hecho de material sintético? Tal vez sí, pero esto es todo un debate.

Los que están en contra

Una de las diseñadoras que se ha distinguido por hacer prendas de alta costura y libres de crueldad animal es Stella McCartney. Desde 2001 que fundó su marca, ella ha apelado al ingenio para crear prendas de materiales naturales y así evitar el uso de pieles y pelo animal. Entre sus banderas están la seda y la lana, ya que pueden obtenerse sin que tengan que matar a las orugas o a las ovejas.

Sin embargo, McCartney ha tenido problemas aún con esto. En 2015 renunció a trabajar con los ranchos de lana argentina. Esto luego de ver un video publicado por Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) en el que se mostraban las condiciones en las que vivían los animales y cómo las ovejas eran sometidas a maltrato por la premura con que las trasquilaban.

Vestido Stella McCartney, 3,160 pesos.

Alguien anterior a ella fue la marca estadounidense Calvin Klein. En 1994 dejó de diseñar ropa con pelo animal después de una reunión que el propio Klein mantuvo con miembros de PETA. Ralph Lauren, otra marca estadounidense, también se convirtió en fur-ree en 2006. Un año después, Tommy Hilfiger se sumó.

En 2010, Adolfo Domínguez, marca homónima del diseñador español, abandonó de igual forma el uso de pieles. Fue una respuesta a las preocupaciones de consumidores y fabricantes sobre la crueldad animal. En un comunicado oficial anunció: “La decisión de abandonar las pieles reales es la culminación de los esfuerzos por mejorar y desarrollar políticas más éticas y sostenibles con el cuidado de los animales”.

En años recientes

Hugo Boss dijo que a partir de 2016 serían una empresa fur-free; y aunque la marca todavía trabaja con productos animales, ha asegurado que reducirá la utilización de lana y angora.

Armani es de las últimas marcas que se han añadido a la causa cruelty free. En marzo de 2016, el propio Giorgio Armani declaró que, gracias al desarrollo tecnológico y las nuevas alternativas, habían podido tomar la importante decisión de dejar de utilizar pieles animales para la elaboración de prendas en todas sus divisiones.


La firma italiana Gucci se ha sumado a esta idea y anunció recientemente que a partir de la colección primavera-verano 2018 dejará de utilizar pieles en sus productos. Una decisión que ha alegrado a muchos, y también ha causado cierta sorpresa en otros.

La casa perteneciente al grupo Kering y se ha unido a la Fur Free Alliance (Alianza libre de pieles) que impulsa una moda sin pieles animales. Las creaciones de piel de las que aún dispone la firma serán subastadas. Los ingresos se destinarán a las organizaciones LAV y Humane Society International que trabajan por la protección de los animales.

La polémica industria de las pieles

Así como cualquier otra industria, la peletera da trabajo a millones de personas en el mundo. Los principales productores de piel a nivel mundial son Dinamarca, China y Finlandia. Una de las quejas hacia PETA y las marcas que no desean usar más productos animales para ropa, calzado y accesorios es que mucha gente en el mundo quedaría desempleada.

“Soy muy empático con el movimiento que se opone a los abrigos de piel. Odio la idea de matar animales de una manera horrible, pero creo que todo eso ha mejorado mucho. Creo que una carnicería es incluso peor”, dijo Lagerfeld en una entrevista a The New York Times.

No obstante, eso no le impide querer seguir utilizando productos animales y busca los argumentos para defender sus creaciones. “Mientras la gente siga comiendo carne y vistiendo cuero, no entiendo el mensaje. Es muy fácil decir »no a las pieles», pero es una industria. ¿Quién va a pagar por todo el desempleo de esa gente si se suprime la industria peletera?”, dice el diseñador de Fendi y Chanel.

Y mientras Karl Lagerfeld y algunas marcas siguen aferrándose a buscar alternativas a los productos animales que, en su mayoría, se obtienen matándolos, cada vez son más las marcas y diseñadores que buscan opciones novedosas para no sacrificar el diseño y la belleza por el uso de los materiales.


Si no deseas fomentar la industria de las pieles, pero aún deseas tener alguna prenda hecha con cuero o pelo de animales, una opción es comprar ropa producto del reciclaje. Dado que esta ya estaba destinada a no usarse más, sale del mercado que fomenta que se sigan maltratando animales. En Troquer tenemos una gran oferta de ropa que puedes adquirir a precios más bajos que los originales.

 

 

 

Total
4
Shares