Actualmente, todas tenemos pantalones de mezclilla entre nuestras prendas favoritas. Pero ¿cómo fue que los jeans se volvieron algo tan significativo en los closets de las mujeres alrededor del mundo?

Las razones por las que amamos los jeans son muchas: pueden durar varios años, aguantan un rato sin lavarse y son fáciles de combinar con casi cualquier tipo de calzado. Dice Saint-Laurent en The Fashion Book que a él le habría gustado inventar los jeans porque “son expresivos y discretos, tienen sex appeal y simplicidad, todo lo que me gustaría tener en la ropa que diseño”.

El origen de los jeans: moda para mineros

Cuando a Levi Strauss se le ocurrió empezar a hacerlos en 1850, estaba lejos de sospechar el impacto que provocaría entre nosotras. Más bien tenía en mente a los mineros que, enloquecidos por la fiebre del oro, necesitaban unos pantalones que resistieran el trabajo duro que realizaban. El invento de Strauss era mágico: sus pantalones no sólo eran resistentes, además absorbían la humedad, se secaban con rapidez y se mantenían frescos aún cuando hacía calor.

Aunque ahora nos suene un poco extraño y hasta absurdo, en alguna época las mujeres tenían que vestir ropa con ciertas características (una práctica que todavía es común en algunas partes del mundo). El uso de pantalón de mezclilla se convirtió en un statement de empoderamiento femenino. Varias mujeres tuvieron que comparecer ante las autoridades por atreverse a usar pantalones.

En 1930, la revista Vogue, consciente de que cada vez más mujeres usaban estos pantalones supuestamente diseñados solo para hombres, incluyó entre sus páginas la publicidad de unos jeans y nombró a la chica que los usaba “Western Girl”. Habían quedado atrás los días en los que estos pantalones se reservaban para un sector de la población: si los hombres podían usarlos, ¿por qué nosotras no?

Los jeans como símbolo de las mujeres libres

Fue en 1934 cuando Levi Strauss & Co. se atrevió a hacer los primeros jeans para mujeres a los cuales llamó Lady Levi’s jeans. Al principio el modelo se creó especialmente para mujeres del oeste de Estados Unidos que vacacionaban o trabajaban en ranchos, pero poco a poco el lado este del país empezó a usarlos también. Los jeans se convirtieron en un símbolo de las mujeres trabajadoras y libres. En un principio se relacionaban con aquellas que montaban a caballo pero después, durante la Segunda Guerra Mundial, los jeans fueron usados por mujeres que salieron de sus hogares para trabajar mientras los hombres luchaban.

Ya en los años ’70 el diseño holgado de los Levi’s fue alterado por varios diseñadores hasta convertirse en una prenda ceñida y sexy de la era disco. Las mujeres podían escoger piezas de Jordache o Sasson, lo que llevó a otros diseñadores como Gloria Vanderbilt y Calvin Klein a producir jeans de diseñador que costaban mucho más que esos sencillos Levi’s de antaño pero que le daban a las mujeres opciones para expresar su estilo personal con distintos modelos.

Actualmente los jeans pueden considerarse la prenda más común y popular, pero cada vez que uses unos, puedes tomarte un momento para reflexionar sobre este “uniforme mundial”. Si ahora podemos usarlos libremente es porque un gran número de mujeres luchó por el derecho a decidir qué tipo de ropa queremos usar. Después de esta breve lección de historia, ¡a rockear los jeans! Encuentra tu par ideal aquí en Troquer.

Total
5
Shares