historia detrás de Louis Vuitton

Es la firma de ropa y accesorios de lujo más reconocida del mundo, la más copiada, pero aun así se renueva cada temporada. ¿Qué tanto tiene que ver la historia detrás de Louis Vuitton?

Detrás del famoso monograma LV existe una historia digna de contarse. Las dos iniciales que recuerdan al nombre de su fundador, remiten a la calidad en confección, al arte y a la exclusividad. De ahí que hoy sea la marca de lujo más rentable del mundo.

Fundado en 1854 por Louis Vuitton, el actual triunfo de su emporio tuvo un comienzo modesto. El diseñador francés además era un buen hombre de negocios dedicado al embalaje de objetos finos y delicados. Sus baúles —planos en la parte de arriba, diferentes a los típicos redondeados— cobraron mucho éxito por ser ligeros, fáciles de apilar en los barcos y por su diseño encantador.

Con el tiempo, esos empaques comenzaron a ser gustados y populares, por lo que dio el giro a la venta de objetos de marroquinería: maletas, bolsos y carteras de viaje.

Si pensabas que las copias de LV son algo de los últimos años, te interesará saber que este diseñador y empresario luchó con este mal desde sus inicios. Sus baúles planos fueron plagiados por marcas rivales que comenzaron a imitar sus diseños. Debido a ello, tuvo que elegir una gama de marrones que los distinguiera de los demás (y que ahora es absolutamente famosa).

La dinastía Vuitton

Un hito más en la historia de la marca es que ha sido una empresa familiar que ha sabido delegar la silla directiva a las personas correctas. A la muerte de Louis Vuitton en 1892, su hijo Georges se hizo cargo de la compañía.

El monograma LV que apareció en honor al fundador a la par de un logotipo con flores se volvió el sello de calidad de sus productos. De la mano de Georges, la empresa comenzó a abrir sucursales por varios países de Europa y América. En 1936, Georges Vuitton murió y su hijo Gaston-Louis Vuitton asumió la dirección.

En 1989, la empresa familiar se fusionó con Moët Hennessy, un conglomerado cuyo mercado de lujo es el más importante y poderoso del mundo.

La moda llega a la maison LV

Del negocio de marroquinería, Louis Vuitton dio el salto a la moda de pasarela en 1997. El encargado de comenzar esta nueva aventura fue un entonces no tan famoso joven diseñador neoyorkino llamado Marc Jacobs. Su trabajo fue crear una línea de prendas y otra de complementos.

Jacobs fue el culpable de que la ropa Louis Vuitton tomara un estilo vintage tipo años 50. También, fue quien dio un aire fresco y aún más exclusivo a la marca. Su idea de que celebridades del cine, la música y el arte se involucraran en colecciones especiales fue uno de sus mayores aciertos.

Las colaboraciones más famosas

Con un nombre que ya hablaba por sí solo, Marc Jacobs comenzó a incluir a sus amigos talentosos dentro de las colecciones de la maison. Una de ellas fue la cineasta Sofia Coppola, quien al lado de su padre Francis Ford Coppola protagonizaron una campaña fotografiada por Annie Leibovitz en 2008. Un año después, ella diseñó una línea de joyería para LV.

Una de las colaboraciones consentidas de los fans de LV ha sido la del artista japonés Takashi Murakami. Fue la primera vez que el famoso monograma cambió a colores y unas pequeñas cerecitas se incrustaron en ese formal y hasta entonces inquebrantable diseño de la firma.

Bolso Louis Vuitton, 11,000 pesos.

En 2012, LV invitó a otra artista plástica japonesa a poner su sello en sus productos. La colección de Yayoi Kusama constó de prendas ready-to-wear, accesorios, zapatos, lentes de sol y bolsos con los típicos polka dots de la artista.

Una colaboración previa, en 2001, fue la diseñada por Stephen Sprouse. El diseño fue un tipo de rosas y graffitis sobre el lienzo tradicional de LV. También incluyó colores llamativos, como un rosa vivo, verde neón y anaranjado. Todos brillaban en la oscuridad. Esta versión finalmente fue lanzada en 2009.

Si de músicos se trata, el ya fallecido Prince hizo una línea de bolsos con leyendas y colores. Luego, en 2009, antes de que siquiera pensara en ser diseñador, el rapero Kanye West hizo una línea de zapatos. El productor Pharrell Williams lo hizo ya dos veces; en 2004 creó junto con Jacobs una línea de lentes de sol. Años después, pero junto a Camille Miceli, lanzó su primera colección de joyería para esta marca.

La más reciente es «Masters», hecha con Jeff Koons. El artista que llevó los lienzos de Monet, Gauguin, Boucher, Turner y Poussin a los bolsos.

La nueva era

Tras el legado de 15 años de Marc Jacobs que concluyó en 2013 (dejó la firma para dedicarse a su propia marca), Louis Vuitton tomó un nuevo rumbo. Nicolas Ghesquière se puso al frente de la maison. Esta forma parte del grupo LVMH, cuyo presidente es el millonario Bernard Arnault. Es el undécimo hombre más rico del mundo y primero de Francia, según Forbes.

Cada una de sus boutiques que abren en el mundo se celebra como un gran acontecimiento. Es de las marcas que más gastan en publicidad y ficha a personalidades tan icónicas como Keith Richards, Madonna, Sean Connery, Michelle Williams, Matthias Schoenaerts, Jennifer Connelly, Angelina Jolie, Gisele Bündchen y hasta David Bowie.

Con presencia en 50 países y más de 460 tiendas, la que inició como una empresa familiar modesta hoy puede presumir de ser la marca de lujo más valiosa del mundo.

 

 

Total
71
Shares