El método de la japonesa Marie Kondo ha hecho que miles de personas cambien su caos por algo más organizado. Empieza en el clóset, pero sigue por toda la vida.

Si existiese una religión devota al orden, Marie Kondo sería la sacerdotisa. En 2015, la revista Time la incluyó dentro de las 100 personas más influyentes en el mundo, y no mintieron. La consultora organizacional ha escrito cuatro libros sobre cómo ordenar espacios de la casa, pero su técnica se puede aplicar a muchos otros aspectos del día a día.

‘The Life-Changing Magic of Tidying Up: The Japanese Art of Decluttering and Organizing’ es el texto que ha puesto orden a la vida de muchos, de ahí que se haya publicado ya en 30 países. La lista de espera por sus servicios de asesoría personal puede llegar a medir kilómetro y medio y un equivalente a meses de espera. Quien ha recibido sus consejos en persona asegura haber alcanzado un “nirvana de la limpieza”.

No hemos tenido la fortuna de hablar directamente con Marie Kondo, pero pudimos analizar su obra para traerte 5 consejos. Como ella misma lo asegura “una vez que hayas logrado poner orden en tu casa, jamás tendrás que volver a organizarla”. Y podemos aplicarlo a nuestro guardarropa, ¿qué necesitas y qué no? ¿Cómo deshacerte del exceso de ropa? De acuerdo con esta gurú del orden, así puedes descubrirlo, de una vez y para siempre.

Tip 1. Empieza por simpatizar con tu ropa

Suena extraño y hasta ridículo, pero funciona. Para comenzar un orden dentro de un guardarropa, Marie Kondo explica que lo primero es pensar cómo se siente la ropa. ¿Te sentirías bien empolvada? ¿Arrugada? ¿Olvidada? ¿Aplastada por muchas otras como tú?


Una vez que se logre empatía con lo que podría estar sintiendo tu ropa, es posible comprender que necesita orden, un espacio donde se vea alegre, despejada y hermosa. Tal como te gustaría sentirte tú.

Tip 2. No confundir empatía con nostalgia

El peor enemigo para el orden, expone Marie, es la nostalgia. Una cosa es sentir empatía por las cosas arrumbadas y otra es querer conservarlas. Al momento de ordenar, es importante ponernos unos anteojos antinostalgia.

Por eso, al comenzar a organizar tu clóset, evita leer cartas de amor, ver fotos viejas, esto solo avivará esa nostalgia que solapará que te quedes con toda tu ropa y no logres avanzar.

Con esas gafas antinostalgia, sin ver cosas que nos devuelvan al pasado, ahora sí es tiempo de actuar fríamente. ¿Esto en verdad me queda? ¿Lo uso para trabajar? ¿Esa prenda ocupa el lugar de otra que amo más?

Y así comienza otro tipo de amor… al orden.

Tip 3. Quédate con lo que te dé alegría

Es como desechar las malas “amistades”, con la ropa se trata de lo mismo: quedarse con lo mejor. El consejo de la experta es hacer una pila inmensa de ropa, sí, toda ella. Dedicar el tiempo exclusivamente a esta actividad y frenar las distracciones que se puedan interponer. Marie incluso hace una oración antes de comenzar un trabajo con sus clientes. Tú puedes hacer la tuya para concentrarte y entonces comenzar con la tarea.

Deja a un lado toda esa ropa que te pica; que en realidad no amas cómo se ve; tal vez que compraste por impulso; que te gusta, pero no en ti… Todo esto debe ser con una actitud alegre y positiva que reforzará tus decisiones y contagiará a tus manos para dejar en los ganchos exclusivamente esas prendas que te hacen muy, pero muy feliz.

Al finalizar, el sentimiento de libertad te hará sentir más ligera y, a la vez, provocará felicidad. Todo eso que ya no necesitas, dará un valor agregado a tu alegría porque servirá para alguien más.

Tip 4. Doblar en vez de colgar

Una vez que ya hayas elegido exclusivamente la ropa que te hace feliz, sigue acomodarla. Parece una nimiedad, pero la experta del orden sugiere doblar las prendas en vez de colgarlas en ganchos. La razón es que, para ella, la ropa permanece más feliz doblada que colgada. Podríamos cuestionarlo, pero esa es la técnica que usa y que ha dado resultados a miles de seguidores.

Para darte una idea de cómo ella dobla la ropa para que luzca “más feliz” y se acomode perfectamente, mira este video. Es como una lección de origami en prendas.

Tip 5. Enamórate de tu clóset… y de ti

Una vez que hayas logrado un clóset digno de tomarle una foto y subirla a Pinterest o Instagram, intenta amar con locura y pasión ese orden. El método KonMari lo pide. La razón es que ese “golpe de felicidad” que da ver tus cosas ordenadas provocará que quieras mantenerlo así.

Esta alegría se contagia cada que acudas a tu armario para vestirte para un día normal o para un evento especial. Así, a la par, explica Marie, es posible encontrar un nuevo estilo, uno más minimalista y depurado. Con el nuevo orden, descubrirás nuevas combinaciones de colores y hasta se incrementará la creatividad de acompañar piezas distintas en vez de recurrir a lo mismo de siempre por la pereza de buscar entre tantas opciones.

¿Te convenció el método KonMari?

Total
23
Shares