Hasta hace unos años podíamos seguir las marcas de moda y sus movimientos con cada temporada y sus respectivas colecciones. La vanidad en la imagen personal nos mueve a querer obtener los mejores productos para mostrar ante los demás y también ante el espejo. Sin embargo, hay un lujo a un nivel personal que no se exterioriza, sino lo consumimos para una sensación íntima hacia nuestro interior. Ahora sus esfuerzos de mercadotecnia han logrado endulzarnos el paladar con comida. Las grandes casas de moda lo han entendido y también de esa manera nos quiere conquistar. Are you in the mood for food?

Chanel
Beige by Alain Ducasse

“A person who enjoys good food has a wonderful life.” Alain Ducasse

Beige Alain Ducasse en Tokyo
Beige Alain Ducasse

Este restaurante es obra y esfuerzo del chef Alain Ducasse bajo la buena estrella de la casa francesa Chanel. Está localizado en el elegante barrio de Ginza en Tokyo, Japón y fue fundado en el 2004. Ducasse combina el savoir-faire francés en temas culinarios con seleccionados ingredientes locales y es así como ha logrado dos estrellas Michelin. La atmósfera es de techos altos, muebles forrados de tweed, chocolates en formas de botones de la marca y el color beige por todas partes. Éste color significa más que un simple tono. Para Chanel, el color beige es “un cálido, simple y natural color que actúa como contrapeso al blanco y negro, añadiendo neutralidad y un agudizado sentido de elegancia” Bajo estos principios Beige se consolida como un símbolo de lujo personal. Es el único restaurante Chanel en el mundo, ¿se te antoja?

 

Tiffany & Co
Blue Box Café

Didn’t I tell you that this was a wonderful place?” Holly Golightly – Breakfast at Tiffany’s

The Blue Box en Nueva York

Durante muchos años desayunar en Tiffany’s fue una bonita idea humorística. Después de todo, más de una querría vestirte de diamantes al empezar el día. En el 2017 Tiffany & Co. nos hizo el favor de llevar a la realidad una fantasía clásica, bajo el nombre de The Blue Box Café en el cuarto piso de sus instalaciones en Nueva York. Los títulos de sus productos apelan a Nueva York y a la marca, y en su interior el azul típico de Tiffany está por todas partes. Esto es un intento para una inmersión completa a la marca. Como en los mejores lugares, puedes accesar a este café por reservación. Claro, no te cambiará la vida, pero habrás pagado más por otras fantasías que por un desayuno en Tiffany.

 

Dolce & Gabbana – Pasta!

Puedes acudir al restaurante de tu diseñador favorito, pero también puedes digerirlo. El año pasado colaboraron con la marca de pastas Di Martino, diseñando el empaque de las diferentes variantes del muy italiano producto de sémola de trigo como spaghetti, paccheri, penne mezzani rigate, and mista corta. Pocas marcas recuperan con tanta habilidad los valores de sus regiones locales como Dolce & Gabbana, quien enaltece tres elementos cercanos a su corazón: “La famiglia, la pasta, e l’Italia!». No es la única vez que la dupla italiana se acerca al tema de la comida. En Primavera 2017, diseñaron vestidos con estampados de pasta. ¿Se acuerdan? Aquí la foto para refrescar la memoria.

Dolce & Gabbana SS2017


Solo se produjeron 5000 latas del producto, el cual venía con un delantal diseñado por la marca. Para cuando leas esto, seguramente la pasta Di Martino con colaboración de Dolce & Gabbana ya habrá sido paladeada por fashionistas exigentes. La mercadotecnia nos enseña que no hay límites para una marca innovadora cuando se trata de explorar las posibilidades de sus valores e inspiraciones.

Así como estas incursiones en el mundo de la comida, hay muchas otras marcas y diseñadores que han concretado intentos por hacer que sus fieles clientes se lleven una probada de su universo y no sobre la piel, sino bajo ella. Algunos otros ejemplos son: la cafetería de DSquared2 en Milán llamada Ceresio 7 Pools & Restaurant, el café de Dior en Seúl, el de Burberry en Londres o Roberto Cavalli en Ibiza. Así que para tu cumpleaños no seas codx contigo mismx y hazte una reservación en uno de estos lugares. La comida es una de esas cosas que no vas a presumir, pero te dejará el corazón contento.

Escrito por:
Estefanía Mendiburu
Editora de moda con ganas de un croissant de Tiffany.