Compré, pero no estoy segura si aún quiero la pieza. ¿Puedo revender?

¿Compraste y no te quedó o usaste la prenda sólo una vez? ¡Revende tus piezas en Troquer y aprovecha las ventajas que te da ser una verdadera troquera!

Te encantó la idea de adquirir en Troquer esa prenda única y hermosa a un costo mucho menor del usual y contribuir, al mismo tiempo, con un consumo sustentable e inteligente de la moda. Pero no te quedó o tal vez sólo te la pusiste una vez y con eso quedaste satisfecha. ¿Qué hacer? ¡Revéndela con nosotros!

Existe la posibilidad de devolver las prendas en caso de que no te hayan quedado o no eran lo que esperabas. Tienes 24 horas hábiles para notificar la devolución y tres días hábiles a partir del aviso para efectuarla. A cambio recibirás crédito en la tienda para comprar algo que te quede mejor y te llene de ilusión. Basta con entrar a la página de Troquer y ver nuestra venta de Verano Peligroso para que tu corazón empiece a latir con más fuerza.

Bolsa Marc Jacobs. $1913

Otra de tus opciones es revender las piezas, convertirte en una “troquera” y aprovechar todas las ventajas que ser parte de nuestra comunidad otorga.

Ya te contamos que vender en Troquer es un proceso muy fácil en el que nosotros nos encargamos de valuar las piezas y autentificarlas. Revender es aun más sencillo porque las prendas ya formaron parte de nuestro stock, pero debes tomar en cuenta que todo uso implica una revaluación de la pieza.

De cualquier manera, revender en Troquer te da la oportunidad de ganar dinero mientras alguien más se enamora de las prendas que amaste por solo un momento o que no encendieron completamente tu corazón.

Bolsa Gucci. $29,400

Además de tener acceso a una comunidad de 800 fashionistas, apoyo en comunicación y branding personal, los porcentajes iniciales de ganancia son: 40% en efectivo, 50% en crédito Troquer y 60% en bolsas arriba de $6,000 pesos. Sin embargo, puede llegar a aumentar el porcentaje de ganancia dependiendo de tu involucramiento y constancia. Entre más vendes, más beneficios tienes. No esperes más y conviértete en una troquera de corazón.