Hemos pasado por lo mismo, aquí te contamos las 5 razones que lograron que nos enamoráramos de la ropa usada, o como nos gusta llamarla, ropa con historia.

Si eres de las personas que sienten un pequeño escalofrío de horror cada que escuchan la frase “ropa de segunda mano”, no estás sola. Hay quienes, sin saber, imaginan las tiendas que venden ropa de este tipo como un pequeño cementerio donde la ropa llega a morir. En Troquer hemos tenido que recurrir a términos como pre-owned o pre-loved para describir en una sola palabra la magia que transmite la ropa con historia.

La buena noticia es que nada de esto es cierto, comprar piezas usadas puede ser tan emocionante como entrar a una tienda de cosas nuevas. Sin embargo, si aún no te sientes completamente convencida, aquí te presentamos cinco razones que te harán amar la ropa con historia. 

1. Reduces tu huella ecológica y cuidas al planeta.

¿Te has puesto a pensar cuántos recursos se utilizan para producir la ropa que compras? Según el sitio de Levi Strauss & Co., para hacer un solo par de jeans se necesitan 3,781 litros de agua. Ahora piensa en la cantidad de energía eléctrica, gasolina y demás recursos necesarios para la producción y transporte de ese par de pantalones. Cuando compras ropa usada reduces tu huella ecológica, ahorras recursos importantes para la conservación del planeta y lo mejor es que no sacrificas la emoción de llegar a casa con algo nuevo (o casi).

2. Puedes encontrar piezas nuevas que nunca fueron usadas a un precio menor.

Es verdad, a veces “usado” significa que alguien compró la prenda pero nunca la usó realmente. Muchas tiendas que venden ropa con historia o vintage tienen piezas que aún conservan sus etiquetas originales. Con suerte puedes encontrar alguna de ellas y así estrenar de verdad pagando solamente una pequeña parte de lo que realmente cuestan.

3. Es posible que encuentres piezas vintage de gran calidad que son únicas y originales.

Según los expertos, una pieza vintage o de época es una que tiene alrededor de 20 años de existencia o más. Las prendas que fueron hechas antes de los ’70  vienen de una época en la que se valoraba la calidad sobre la cantidad, de tal forma que puedes encontrar en ellas detalles de lujo que pocas veces se ven hoy en día como forros interesantes o botones hermosos. Si compras un vestido vintage puedes estar segura que nadie más lo traerá puesto, por eso no es raro ver a las actrices de Hollywood apostar por estos diseños a la hora de vestirse para la alfombra roja.

4. Puedes conseguir cosas de marcas de lujo a precios accesibles.

Si eres amante de las marcas de lujo pero solo las puedes ver desde el otro lado del aparador, comprar usado es tu mejor opción. Esa Birkin bag que siempre soñaste tener puede estar a un precio que se ajuste mejor a tu bolsillo y no te deje en la bancarrota.

5. Las cosas que encuentras tienen una historia que contar.

Es probable que puedas comprar alguna prenda que perteneció a alguien que admiras o que fue parte de un evento importante.  Hay prendas que realmente tienen una historia emocionante. No es casualidad que el icónico vestido que usó Marilyn Monroe para cantarle “Happy Birthday” al presidente Kennedy se vendió nada más y nada menos que en 4.8 millones de dólares.