desfiles

Además de las nuevas colecciones, el Street Style y todo el glamour, algo que siempre trae Fashion Week son shows increíbles. Tendencias, estilo y arte se fusionan para crear desfiles memorables. Una imagen perfecta de la complejidad y elegancia de la moda en solo 10 minutos.

Como parte del mes de los Top 5 de Troquer, esta ocasión queremos enlistar los desfiles más ambiciosos y espectaculares que tomaron lugar en el pasado Fashion Week de París. Un recuento de los más sorprendentes y que definitivamente dejaron la vara muy alta para el siguiente. Cada año, los diseñadores se ven obligados a innovar para mantener a la audiencia intrigada y sorprendida. Hubo varios que lo lograron, la pregunta es ¿qué esperar para el siguiente?

Yves Saint Laurent

La firma francesa fue una de las que más dio de qué hablar gracias a su desfile. La Plaza del Trocadero y sus impactantes jardines fueron el escenario en el que Anthony Vaccarello presentó los arriesgados looks de la siguiente temporada. Trajes de baño, animal print, trajes sastre, mini vestidos y sombreros fueron solo algunos de los protagonistas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Anthony Vaccarello (@anthonyvaccarello) el

Las modelos desfilaron sobre una pasarela de alberca con una línea de palmeras iluminadas de un lado y el público del otro. Al fondo, creando una imagen impresionante, la Torre Eiffel iluminada deslumbraba a los espectadores. Durante el desfile las modelos caminaban con una seguridad que te hacía olvidar que estaban sobre una alberca. Los zapatos  y algunas prendas se mojaban pero nada de eso parecía importarles. La ilusión de caminar sobre el agua era justo el efecto que se quería lograr para esta escena de la imaginación. Las palmeras evocaban a Marrakech, la ciudad favorita de Saint Laurent, toda la colección y el montaje fueron un claro homenaje al fundador de la firma.

Chanel

Dentro del Grand Palais sobre Campos Elíseos los espectadores del desfile de Chanel se llevaron una gran sorpresa al encontrarse con una playa. Arena, agua y hasta oleaje fueron montados dentro del recinto para ser el escenario en el que se presentaría la última colección de la marca. El verano llegó mucho antes a París gracias a Karl Lagerfeld y su colección Chanel by the sea.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de CHANEL (@chanelofficial) el

Y justo como en un día de playa, las modelos caminaron descalzas sobre la arena con sus tacones en la mano y sandalias planas. La colección combinó colores pastel y otros más sobrios con prendas oversized y el inconfundible monograma en varias presentaciones. Una colección más tenue de lo normal pero con toda la vibra, enigma y poder que caracterizan a la maison. Seguimos preguntándonos cómo lograron hacer las olas…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de EWD Travels and Tours (@explorewithdeepor) el

Louis Vuitton

No podía faltar uno de los espacios más iconicos de París en el mundo, el Museo de Louvre. Louis Vuitton fue el encargado de montar en esa sede uno de los desfiles que cerrarían la agenda y no decepcionó. En la explanada central del museo la pasarela se formó como una especie de túnel espacial con la emblemática pirámide de fondo. Los túneles traslúcidos estaban iluminados por luces blancas neón en paralelo para dar la impresión de un viaje por el tiempo.

Para complementar la pasarela y el montaje la colección mostró hombreras, mangas anchas y pantalones altos que remiten a atuendos de la década de los 80 y 90. Los estampados florales y texturas metalizadas hicieron mancuerna con los diseños para terminar de armar todo el look & feel de una experiencia futurista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Louis Vuitton Official (@louisvuitton) el

Thom Browne

El diseñador americano combinó el montaje para su desfile, la temporada y su colección para lograr una sola experiencia. El show fue una especie de viaje para comprender, desde los ojos del artista, su verdadera visión y entendimiento de la siguiente temporada. Logró hacer que los modelos destacaran con sus prendas mientras embonaban perfecto con el entorno. La colección cae en lo infantil pero mantiene su elegancia gracias al excelente y dedicado trabajo de confección.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Thom Browne (@thombrowneny) el

Se inspiró en el verano en la costa de California. Colores pastel, estampados alusivos al mar con un aire infantil, texturas palpables, juego de proporciones y mucho mix & match. Su intención era causar imágenes poderosas, con sentimiento y muy representativas del verano. Logró pintar una línea contundente entre las colecciones de casas europeas y una marca americana como la suya.

Alexander McQueen

La directora creativa de la marca, Sarah Burton se inspiró en el poder de la mujer y sus distintas facetas. Toda la colección y el desfile mismo fue un homenaje a la feminidad, sus ritos y etapas: nacimiento, hermandad, matrimonio y duelo. El desfile en los Jardines de Luxemburgo combinó el poder con la vulnerabilidad, dando como resultado prendas delicadas con mucha influencia de siluetas Victorianas, seda, listones y encaje. Con  piezas de inspiración vintage se creó la idea de algo muy valioso con gran significado, como un tesoro olvidado en cada atuendo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alexander McQueen (@alexandermcqueen) el

La colección tenía en su esencia inspiración de objetos y bordados paganos que remitían épocas del siglo XIX. Lo que buscaba la diseñadora era una afirmación de que en la sensibilidad de una mujer también radica su poder y fuerza. Debido al trasfondo del desfile y los delicados pero espectaculares diseños, se convirtió en uno de los que trajo más significado a la mesa durante Fashion Week.

Total
8
Shares