Unas de las prendas más icónicas de la firma francesa son esos blazers que se han vuelto un objeto de deseo y de colección; te contamos por qué el saco Chanel tiene esa fama.

Si algo distinguió a la diseñadora Coco Chanel fue crear piezas novedosas para su época. Ella no solía tener momentos de iluminación en los que la inspiración le dictaba lo que debía hacer, sino que cada prenda era pensada, reflexionada, probada y debía cumplir un propósito específico. Los famosos sacos o chaquetas no son la excepción.

Nace un ícono

El famoso blazer fue creado en 1954, cuando la diseñadora tenía ya 71 años. El saco Chanel estuvo inspirado en una prenda masculina, pero se convirtió en un símbolo de “feminidad indolente”, según explicó el mismo Karl Lagerfeld, actual director creativo de Chanel.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Coco Chanel regresó a París para reabrir su atelier. Se encontró con una explosión de elegancia creada, sobre todo, por el romanticismo del New Look de Dior: vestidos pomposos, faldas abullonadas (repletas de pliegues) que se ceñían a los cuerpos acinturados de las mujeres de la alta sociedad que no dejaban el corsé. Atuendos demasiado incómodos para una época donde el mundo pedía un cambio.

Por ello, Gabrielle Chanel decidió confeccionar un traje para mujer. Fue hecho de tweed (lana cardada), un material que conoció de la mano del Duque de Westminster en Escocia. Consistió en una falda a la rodilla y un saco recto; cómodo, minimalista, elegante y que permitía libertad de movimiento, «adaptado a la realidad», como ella misma lo definía.

Ahí nació el famoso traje Chanel y sus complementos que pueden ir bien juntos o separados.

Precio, $19,000.

¿Cómo distinguir un saco Chanel original?

Cierta vez le preguntaron a Coco Chanel “¿qué es lo más difícil de su profesión?”, sin pensarlo mucho, ella respondió: “Permitir que la mujer se mueva a sus anchas, que no se sienta disfrazada, que no cambie de actitud o de manera de ser según lo que traiga puesto”.

El saco Chanel se distingue por sus líneas rectas, no tiene entretela y esto permite mayor libertad para moverse. Tiene cuatro bolsillos verdaderos y un ribete en un tono que combina o que contrasta.

#CHANELHauteCouture #CHANELtower

A post shared by CHANEL (@chanelofficial) on

Algo más para tomar en cuenta son los botones, estos están marcados con la característica ‘doble c’ de la firma, y tienen un ojal. No hay botones sin ojales, como lo dictaba la regla de su fundadora.

Una curiosidad del saco Chanel es que en el forro de seda hay una cadena, muy ligera, cosida en la parte inferior. Este detalle garantiza una caída perfecta.

Larga vida al saco Chanel

Para 1983, con el diseñador alemán Karl Lagerfeld al frente de la casa de modas, el saco Chanel tomó una nueva vida. Agregó formas más juveniles, puso colores más vivos a los tejidos, lo hizo combinable con jeans. Es decir, reinterpretó esta pieza de los años 50 y la trajo al nuevo siglo.

Este saco se ha vuelto tan protagonista que se puede ver constantemente en las revistas de moda más prestigiadas. El glamour que provoca en quien la viste es difícil de igualar a otros sacos, aún si son de marcas de lujo.

Un plus que se agrega a la historia de este saco es que famosas con un exquisito gusto al vestir lo hicieron parte de su guardarropa básico. Algunas de ellas fueron Jackie Kennedy, Grace Kelly, Françoise Hardy y la propia Coco Chanel, quienes dieron mayor fama a la prenda.

Jackie Kennedy en un traje Chanel.

Según asegura Lagerfeld, «en la moda hay cosas que nunca pasan de moda: los jeans, la camisa blanca y el saco Chanel».

En Troquer podrás encontrar diversos tipos de sacos Chanel, diseños totalmente originales a precios cómodos.

Total
197
Shares